3b6598f18bb0feb53d316452ddee3a5e6a87caae086d2295d9 Cicuéndez acaba en Z: Algoritmo de Facebook y cómo controlar las campañas

jueves, 27 de octubre de 2016

Algoritmo de Facebook y cómo controlar las campañas



El algoritmo de Facebook trae de cabeza a cualquier Social Media, porque nos hace ajustar cada dos por tres las campañas, los datos de los públicos, las horas de publicación... Se supone que todo está basado en el usuario y en mejorar su experiencia, pero desde el punto de vista de la publicidad, en realidad pide más presupuesto.



Según el último cambio del algoritmo de Facebook, se priman las publicaciones de familiares y mejores amigos. ¿Y cómo sabe esto Facebook? Pues de dos formas, una de ellas es tener a la gente taggeada como familiar o como favorito. La segunda forma es la frecuencia que se interaccione con esa persona. Si todos los días comentas o pone Me Gusta en las publicaciones de un contacto concreto, el algoritmo de Facebook lo interpretará como alguien cercano.

Una vez tenga esta pauta establecida, Facebook seguirá teniendo en cuenta nuestra actividad, el tipo de perfiles seguidos o las interacciones más frecuentes. También las que más conversación genere. Seguro que os ha pasado, que aparezca de repente en vuestro timeline una publicación de alguien con quien no tenéis mucha interacción o incluso, del amigo de un amigo, pero que está llena de comentarios.

Pues bien, una vez tengamos esto claro, hay que utilizar esta información para ajustar al máximo las campañas de publicidad de Facebook. Seguro que muchos estáis hartos de perder engagement. Podéis ver en este post de Neil Patel algunas pautas para cambiar y mejorar.

Una de las pautas que se comenta en este post es pensar en un tipo de cliente/usuario estándar para nuestra fanpage. Aquí hay que tener muy en cuenta el algoritmo para generar más tráfico y aumentar de fans.

Probemos algo en nuestra estrategia, pensando en lo que dice el blog de Neil Patel. Si cada vez, Facebook tiene más en cuenta a los familiares y amigos más cercanos, vamos a intentar apelar a los sentimientos que pueden generar estas personas en nuestros clientes potenciales: temas relacionados con la amistad, el amor, la confianza, la lealtad... En base a ello, vamos a crear un público objetivo teniendo en cuenta datos demográficos: gente en edad de ser padre/madre, con cierto tipos de relaciones, etc.




Una vez creados nuestros públicos objetivos, empecemos a usarlos en nuestras publicaciones patrocinadas, especialmente diseñadas para hacer hincapié en estos sentimientos. Y veamos qué efecto surte.

Pero podemos intentar un segundo caso. La mayoría de las publicaciones que encontramos en el timeline de Facebook, además de temas personales, suelen ser de humor. Y es que los chistes, las historias divertidas, los vídeos de gatitos... también nos gusta compartirlos con nuestros amigos y familiares y los más cercanos, tienden a interactuar con estas publicaciones. 

¡Fenomenal entonces! Ya tenemos un segundo enfoque para nuestras campañas de Facebook. Dependiendo de la idiosincrasia de nuestra página, podremos aplicar un tono u otro, eligiendo los públicos creados específicamente para compartir este tipo de publicaciones.

La tercera vía es la que no hay que olvidar en ningún momento y con la que hay que alternar las dos propuestas anteriores. La información práctica y útil. Al igual que Google, el algoritmo de Facebook prima la información buena para el usuario. Así esta tónica es la que debe de primar, siempre alternando con otras opciones como las anteriores, para que las publicaciones se consideren relevantes y no mera publicidad.

No dejéis nunca de analizar cada paso en vuestras campañas, para saber qué cambio ha habido respecto a la anterior y optimizar así todos los recursos que se inviertan.

Y por supuesto, estad atentos a las novedades sobre el algoritmo de Facebook, que como sabéis, cambia cada dos por tres. Podéis encontrar toda la información sobre la publicidad de Facebook en sus páginas de ayuda.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Eres libre de opinar lo que quieras. Debato, no discuto. Respeto ante todo.